jueves, 21 de mayo de 2009

Perdón y Cambio

Nicanor Becerra Castañeda
Unos fariseos y publicanos llevaron a un mujer adúltera ante Jesús y le dijeron "según la ley de moisés, esta mujer debe ser apedreada hasta morir, tú ¿qué dices?". Jesús les respondió "quien esté libre de pecado, sea el primero en arrojar la piedra". Acusados por su conciencia, uno a uno se retiró dejando a la mujer sola. Jesús le dijo "¿dónde están los que te acusaban, ninguno te condenó?. "ninguno, señor". Jesús le dijo "entonces, ni yo te condeno. Vete y no peques más".
Es decir, no lo hagas mas, deja atrás lo malo que hiciste y sè otra persona diferente...
Pero existen personas que gustan de recordar, comentar, acusar y condenar, cada uno de los supuestos o no actos malvados de otros, llámese, esposo (a), hermano (a), hijo (a), amigo (a), suegra(o), nuera, yerno,cuñada (o), vecino(a)... en fin. Son personas cuyos corazones están llenos de odio, resentimiento, amargura, frustración, intolerancia, incredulidad, desconfianza.
Personas como éstas deben optar por su propio cambio, sacando de sus corazones tanta carga negativa que los acompaña; que den por concluido y eliminen estos sentimientos y emociones negativas, y siembren nuevamente en su corazón, amor, perdón, paz, respeto, fe, esperanza; primero en si mismos y luego hacia los demás.
Las experiencias vividas pueden ser muy dolorosas, llena de maltratos, fracasos, privaciones; pero si se trata de una relacion de pareja existe responsabilidad compartida. Entonces queda asumir autocriticamente esta co responsabilidad y asumir el compromiso por el cambio personal.
En la vida todo tiene razón de ser, un porqué, un propósito.
El matrimonio debe (o debió ) tenerlo, pero muchas veces la falta de experiencia,de madurez, de conocimientos y la falta de una guía espiritual, basado en valores y principios cristianos, que conducen al caos, al conflicto, a la falta de perspectiva y el fracaso en las relaciones de pareja, con graves consecuencias para los hijos y la familia en general.
Cuando hemos fracasado una relacion de matrimonio o convivencia, sentimos y pensamos en los peores términos negativos; pero olvidamos que, dialécticamente, todo hecho o fenómeno tiene dos opuestos (o caras como la moneda); por tanto, en todo hecho negativo hay un aprendizaje positivo. Es posible que las experiencias vividas sean la escuela que nos prepara paran cumplir una misión ya escrita para su cumplimiento.

Si has fracasado una relación de pareja, con las lecciones aprendidas estamos en condiciones de darnos una segunda oportunidad con esa persona, o iniciar una nueva relación, y/o cumplir una misión, que posiblemente está relacionada con ayudar a otros a encontrarse asi mismos, a superar sus problemas, a crecer y desarrollarse como seres humanos, como pareja, como padres y como lideres de sus propias familias.

Perdón y cambio.. las perspectivas son halagadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada